Colaboración: Una de las claves para emprender

¿Has tenido alguna vez un proyecto o una idea que deseas llevar a cabo pero no tienes los medios suficientes para hacerlo? Quizás la solución para tu problema se resuma a la célebre frase de la Madre Teresa “Yo hago lo que tú no puedes, y tú haces lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas”.

Fue esta misma filosofía la que permitió que Ingrid Oviedo, una emprendedora chilena, pudiera poner en marcha su empresa de aplicaciones y páginas web, Deseis, cuando en el año 2015 y arriesgando su estabilidad económica, decidió junto a su marido dejar su puesto de trabajo para crear la nueva empresa.

Como los comienzos nunca son fáciles, la empresa de Oviedo necesitaba quien la sustentara económica y publicitariamente ya que no contaban con los recursos necesarios. Es ahí cuando por fortuna llegan a la Fábrica de Medios, el único espacio colaborativo en Chile que reúne a emprendedores y pequeñas empresas en el área de medios y comunicaciones, y trabajan bajo un modelo de coworking.

El procedimiento es muy simple: todas las empresas comparten un mismo espacio de trabajo, lo que permite compartir los gastos de arriendo y servicios. Trabajan de manera independiente pero colaborando las unas con las otras. Atienden proyectos en conjunto y también proyectos personales. La experiencia de todos se aprovecha para crear un modelo de negocio sustentable.

Son 12 las empresas que forman parte de la Fábrica, e Ingrid asegura que, además de contar ahora con más clientes para Deseis, el intercambio de conocimientos con sus compañeros le ha permitido mejorar en muchas áreas que no eran su fuerte, al mismo tiempo que también realizan canjes: si por ejemplo el departamento de fotografía necesita una página web, ella puede hacerla a cambio de que ellos le editen un video.

Este exitoso modelo de trabajo es un ejemplo vivo de lo mucho que necesitamos la colaboración para lograr nuestras metas, de hecho, un estudio publicado por científicos irlandeses y escoceses en la revista “Proceedings of the British Royal Society” plantea que la cooperación y el trabajo en equipo puede ser una de las razones que haya influido a que los seres humanos hayan desarrollado un cerebro tan grande a lo largo del tiempo.

La necesidad de colaborar parte de lo más básico: el ser humano necesitaba compartir esfuerzos para poder sobrevivir. Según los mismos estudios, aunque nuestra naturaleza nos haga en muchos casos comportarnos de manera egoísta, mientras más evolucionado es el cerebro, más está dispuesto a cooperar.

Colaborar implica complejidad en las relaciones sociales, una sociedad cooperativa tiene un nivel alto de evolución, que es sinónimo de altos niveles de inteligencia.

Pero no todo son beneficios personales, colaborar nos hace más felices porque nos permite interactuar de manera positiva con los demás. Podemos disfrutar más siendo cooperativos que competitivos, ya que nos permite ser más transparentes y nos ayuda a ser empáticos.

En nuestro cerebro hay circuitos de recompensa que se activan cuando colaboramos por un objetivo en común, los mismos que se activan al comer chocolate, por ejemplo.

Ahora bien, si tienes un proyecto que quieras llevar a cabo y estás dispuesto a trabajar en conjunto para lograrlo, aquí te dejamos algunos tips para potenciar el trabajo en equipo:

  • Reúnete con emprendedores que tengan objetivos en común contigo
  • La buena comunicación es la clave del trabajo en equipo
  • Pensar en colectivo y no en el “yo”
  • Aprender de la experiencia de tus compañeros
  • Asignar tareas específicas a cada cual, y confiar en el resultado del trabajo del otro.

“Si todos se mueven hacia adelante juntos, el éxito cuida de sí mismo”. Henry Ford

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *