La alimentación del emprendedor

Cuando eres un emprendedor, tienes como reto aprender a balancear tu trabajo con las demás esferas de la vida, como la salud, la alimentación, la familia y el descanso. Muchas veces descuidamos todas estas áreas porque estamos enfocados en trabajar al máximo. La mala noticia es que, a la larga, estos hábitos pasan factura.

De hecho, creo que muchos de nosotros nos sentimos identificados con el hecho de consumir alimentos procesados y fritos o pasar muchas horas sin comer, por tener que trabajar.

Pero la verdad es que, si queremos rendir en nuestro día a día, tenemos que plantearnos seriamente adoptar hábitos de alimentación saludables.

Hubo un tiempo en el que el famoso jugador Lionel Messi sufrió mucho de fatiga muscular y trastornos estomacales que lo hacían vomitar en medio de un juego. Pero luego de someterse a una dieta elaborada por el prestigioso doctor italiano Giuliano Poser, la vida le cambió para siempre.

El Dr. Poser le diseñó un programa alimentario que le hizo perder peso y lo volvió mucho más saludable, incluso haciéndolo más resistente a las infecciones virales.

El secreto de esta dieta está en lo que el Dr. llama “gasolina súper”, un conjunto de cinco alimentos: agua mineral, aceite de oliva, cereales integrales, frutas y verduras frescas biológicas (sin pesticidas ni herbicidas). También agrega que los frutos secos y semillas son muy beneficiosos.

Por supuesto, ¡los mortales comunes no tenemos el desgaste al que constantemente está sometido Messi! Pero si podemos seguir el consejo del Dr. e incorporar la “gasolina súper” a nuestra dieta para incrementar nuestra energía y ser más productivos.

De acuerdo a otro doctor llamado Mike Fenster, que también es Chef, los hábitos alimenticios saludables se pueden resumir en tres:

1.- Evita los alimentos muy procesados: es decir, todos aquellos productos enlatados o precocinados que contienen muchas sustancias químicas que afectan tu salud.

2.- Consume alimentos frescos: incorpora a tu alimentación productos frescos como las frutas y las verduras de temporada, que contienen fibra que mejora la salud intestinal.

3.- Envasa tu propia comida: cuando preparas y envasas tú mismo la comida, te ahorras dinero y además puedes elegir ingredientes que sabes que te caen bien.

Cada persona tiene un metabolismo único y responde de cierta forma a determinados alimentos. Por eso, te animo a que descubras cuáles son los alimentos que mejor sientan a tu estómago y, si quieres, puedes anotarlos en una agenda.

Hay personas que las harinas refinadas, los lácteos o los granos les son difíciles de digerir, la clave está en saber escuchar tu cuerpo.

Te recomiendo también que te realices un chequeo médico anual y consultes al especialista para determinar cómo estás y si debes incluir alguna vitamina o mineral en particular. Además puedes realizarte pruebas para descartar alergias alimentarias que puedan restarte energía.

Mis últimos consejos, que te los digo por experiencia personal, si quieres mantener tu salud, no pases más de cuatro horas sin comer, intenta repartir tus comidas en cinco (desayuno, refrigerio, almuerzo, merienda, cena) e incorpora alimentos nutritivos y buenos para el cerebro como: aguacate, almendras, nueces, miel, pescado, aceite de oliva y de coco.

Y recuerda, que la productividad empieza en el modo en que estás nutriendo a tu cuerpo.

«Haz de tu alimentación tu mejor medicina» – Hipócrates.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *